Hero Background

ONU Cambio Climático
Noticias

LEER MÁS
CERRAR

Bienvenido al portal de Noticias de la CMNUCC. Aquí encontrará información sobre cambio climático y lo que hacen para combatirlo gobiernos, empresas, ciudades, ONU y sociedad civil. Su opinión sobre el portal y sus posibles contribuciones nos interesan. Escríbanos a press@unfccc.int Foto ©Naziha Mestaoui

Header Image
Crédito fotográfico: Ministère des Affaires étrangères

A continuación la intervención de Laurent Fabius, presidente de la COP21/CMP11, en la reunión del Bureau de la misma el 11 de febrero de 2016

“Uno de los hechos notables del resultado de París es que todas las Partes se pueden identificar con él y que todas pueden atribuirse su propiedad. Este sentimiento de autoría colectiva fue posible gracias al tremendo trabajo realizado durante varios años en el marco de la Plataforma de Durban, así como las reuniones informales mantenidas durante 2015 y los intensos compromisos bilaterales de todas las Partes. París ha mostrado que el proceso de la CMNUCC podía dar resultados siempre y cuando se sustentara en la transparencia, la confianza y una sólida voluntad política. En este sentido, [París] no fue solo una victoria para el clima sino para el multilateralismo en su conjunto.

Algunos comentaristas han tenido la amabilidad de atribuir esta victoria a los esfuerzos sin descanso de la diplomacia francesa y a mí mismo. Podría tentarme aceptar esta explicación, pero hacerlo iría en contra de nuestra famosa reputación de modestia. En realidad, creo que nuestro papel se limitó a traducir en términos diplomáticos un alineamiento único de planetas. Nunca antes se habían sentido con tanta fuerza los impactos de las perturbaciones climáticas en todo el mundo; 2015 fue un año que marcó récord; la ciencia nunca había sido tan clara ni consensuada; ni las perspectivas de un desarrollo bajo en carbono y resiliente habían sido tan prometedoras; ni había habido compromisos de acción climática a una escala tan universal como los que se han producido en los INDC [contribuciones previstas determinadas a nivel nacional], la Agenda de Acción Lima-París y la plataforma NAZCA. El resultado final estuvo marcado por la voluntad política y el espíritu de compromiso de los líderes que con ello han marcado una profunda diferencia para el mundo.

Desde mi punto de vista, el Acuerdo de París es el resultado más equilibrado, integral y ambicioso que habríamos podido esperar. Sus objetivos a largo plazo han puesto el listón muy alto en términos de ambición, ya sea en los límites al aumento de la temperatura, la trayectoria de las emisiones, la resiliencia o el avance en los flujos financieros. Las contribuciones INDC y el proceso para ir haciendo balance deberían ser dinámicas capaces de hacer posible que las Partes alcancen sus objetivos a lo largo del tiempo. Es además un acuerdo justo que refleja las responsabilidades así como las realidades económicas de los países, a la vez que reconoce que éstas deben evolucionar con el tiempo y se asegura de que no se deja a ningún país atrás.

Después de este esfuerzo de negociación considerable, nuestro foco colectivo debe estar puesto en la implementación. Ahora tenemos la obligación de estar a la altura de la ambición mostrada en París e incluso de superarla. Tenemos mucho trabajo por delante. A nivel nacional, cada uno de nosotros tiene que preparar la implementación de las [contribuciones previstas determinadas a nivel nacional] INDC que se presentaron el año pasado. Esto no significa solamente transformarlas en [contribuciones determinadas a nivel nacional] NDC, sino convertirlas en políticas públicas reales y programas que puedan ser implementados y financiados. Puede que muchos países en desarrollo necesiten apoyo para dar estos pasos, los medios para la implementación jugarán un importante papel en la implementación de algunas de esas políticas, y el fomento de la capacidad será una parte crítica de la acción para acompañar estas políticas de desarrollo.

También en el marco de la Convención, la agenda está llena con la firma y la ratificación del acuerdo para que pueda entrar en vigor lo antes posible; preparar las decisiones de implementación del acuerdo maximizando la ambición para antes de 2020; y demostrando, en Marrakech, que de verdad hemos entrado en una nueva era de cooperación global en cambio climático. No podemos dar la impresión de que París fue un accidente y volver a la manera de negociar de siempre. Francia y Marruecos trabajarán mano a mano para asegurar que esto no sea así y para ello contamos con la ayuda de los presidentes de los órganos subsidiarios, los del nuevo APA y de los órganos constituidos.

Me gustaría mencionar otro aspecto sobre los sectores que no están cubiertos por el Acuerdo de París. Pienso, en particular, en los hidrofluorocarbonos y el transporte aéreo y marítimo. Las negociaciones que van a producirse en el seno de las respectivas estructuras no van a ser fáciles pero la COP 21 mostró que se puede llegar a una conclusión exitosa incluso en las negociaciones multilaterales más difíciles. En esos sectores deben producirse avances que han de estar a la altura, si no superar, la ambición del Acuerdo de París.”

Nota sobre el Bureau: tradicionalmente, el Bureau es responsable de asesorar al presidente y tomar decisiones sobre la gestión general del proceso intergubernamental sobre cambio climático. El Bureau tiene la responsabilidad general de las cuestiones sobre el proceso. Los miembros del Bureau a menudo consultan estos asuntos con los grupos regionales. El Bureau no es un foro de negociación política. Está formado por miembros electos entre los representantes de las Partes y nominados por cada uno de los cinco grupos regionales de las Naciones Unidas y los pequeños estados insulares en desarrollo.

Crédito fotográfico: Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia.

Boletín de noticias