Hero Background
Header Image

¡Bula vinaka! Adonde quiera que estén en el mundo, les transmito mis más cálidos saludos, junto con los saludos del pueblo de Fiji.

Fiji asume la presidencia de la COP 23 determinado a mantener el impulso que encierra el Acuerdo de París adoptado en 2015 y el esfuerzo de reducir las emisiones de carbono y disminuir el calentamiento global, unas acciones que se intensificaron en la COP 22 en Marrakech.

Para utilizar una analogía deportiva muy querida en nuestras islas, la comunidad mundial no puede permitirse perder el balón en la respuesta decisiva acordada en París para hacer frente a la crisis del calentamiento global a la que todos nos enfrentamos, en el lugar del planeta donde sea que vivamos. El balón le va a llegar a Fiji y tengo la intención, como presidente designado de la COP y procedente de un pequeño estado insular en desarrollo, de llevarlo tan lejos como se pueda.

En Bonn, debemos volver a abordar las deliberaciones como un equipo, cada nación haciendo lo que le corresponde para combatir el aumento del nivel del mar, eventos meteorológicos extremos y cambios en patrones del clima asociados al cambio climático. Yo por mi parte, estaré haciendo todo lo posible para mantener unido y concentrado al equipo que se formó en París y obtener los mejores resultados posibles.

Tengo la intención de actuar como presidente de la COP en nombre de los 7.500 millones de personas en el mundo añadiendo una perspectiva particular a estas negociaciones en nombre de las personas más vulnerables a los efectos del cambio climático: los habitantes de las islas del Pacífico y los residentes de otros pequeños estados insulares en desarrollo y zonas de baja altitud. Dada la magnitud de esta crisis, nuestras preocupaciones son las preocupaciones de todo el mundo.

Debemos trabajar juntos como una comunidad mundial para aumentar el financiamiento disponible para la adaptación climática y la construcción de resiliencia. Necesitamos un mayor esfuerzo para desarrollar productos y modelos que atraigan la participación del sector privado en la financiación de la adaptación. Con este objetivo, trabajaré estrechamente con gobiernos, ONG, fundaciones caritativas, sociedad civil y la comunidad empresarial.

Hago un llamado al mundo entero para que apoyen los esfuerzos de Fiji para seguir generando un consenso mundial y así poder afrontar el mayor reto de nuestra era. Abordar el tema de frente antes de que sea demasiado tarde es un deber no solo por nosotros mismos, sino por las generaciones futuras. Cuento con ese apoyo hasta Bonn y más allá.

Boletín de noticias