Hero Background

En su reunión en Ise-Shima, Japón, los países del G7 declararon que tomarán las medidas necesarias para conseguir la rápida ratificación, aceptación o aprobación del histórico Acuerdo de París sobre cambio climático. En una declaración conjunta, los líderes del Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y la Unión Europea también se comprometieron a tomar la iniciativa al implementar sus planes de acción nacionales de una forma temprana, transparente y sólida. Se trata de las denominadas contribuciones determinadas a nivel nacional. Además, dijeron estar decididos a acelerar la transición hacia un sistema energético que permita una economía mundial sin carbono. Y por primera vez, el G7 puso fecha a la eliminación de la mayoría de los subsidios a los combustibles fósiles, comprometiéndose a terminar con los apoyos gubernamentales al carbón, petróleo y gas a finales de 2025.

A continuación les ofrecemos un extracto relevante de la declaración, que también menciona las energías limpias, la financiación de las acciones contra el cambio climático, la aviación y los hidrofluorocarbonos.

Cambio climático, energía y medio ambiente

Acogiendo con satisfacción el logro histórico en París, reafirmamos no sólo nuestro compromiso continuo en los esfuerzos globales contra el cambio climático, sino también nuestra determinación de mantener el impulso de la COP21 y garantizar la implementación rápida y exitosa del Acuerdo de París, incluyendo los objetivos a largo plazo en mitigación, adaptación y financiación. En este contexto, celebramos el hecho de que casi todas las partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) hayan firmado el Acuerdo de París, incluidos todos los miembros del G7. El G7, continuando con su papel de liderazgo, se compromete a tomar las medidas necesarias para garantizar la ratificación, aceptación o aprobación del acuerdo tan pronto como sea posible e insta a todas las Partes a hacer lo propio para que entre en vigor en 2016.

Nos comprometemos a tomar la iniciativa mediante la implementación temprana, transparente y sólida de nuestras contribuciones determinadas a nivel nacional, además de fomentar una mayor ambición a lo largo del tiempo. Nos comprometemos a participar activamente en la revisión periódica de inventarios globales cada cinco años. Nos comprometemos también a formular y comunicar, mucho antes de la fecha límite de 2020, estrategias de desarrollo a largo plazo para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero a mediados de siglo, conscientes de la importancia de mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 grados centígrados con respecto a los niveles preindustriales, y de continuar los esfuerzos para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales, así como lograr un equilibrio entre las emisiones antropogénicas desde desde su origen fuentes y mediante la absorción por sumideros de gases de efecto invernadero en la segunda mitad del siglo.

Instamos a todas las Partes a participar de manera constructiva en el trabajo técnico con el objetivo de convenir sobre la regulación detallada para la aplicación efectiva y transparente del Acuerdo de París por todos los países, incluyendo los principales emisores. Reconociendo que nosotros, junto con otros países donantes, realizamos un progreso constante hacia el objetivo de movilizar conjuntamente 100.000 millones de dólares anuales para 2020 en el marco de acciones significativas de mitigación y una implementación transparente, continuamos nuestros esfuerzos para proporcionar y movilizar mayores recursos para el clima procedentes de fondos públicos y privados. Exhortamos a otros países a proporcionar o seguir proporcionando y movilizando financiación para el clima, para ayudar a los países en desarrollo con la mitigación y la adaptación, y para que puedan poner en práctica sus planes nacionales sobre el clima. Celebramos los compromisos asumidos por los bancos multilaterales de desarrollo e instituciones financieras de desarrollo para ofrecer niveles más altos de financiación para el clima. Hacemos un llamado a los bancos multilaterales de desarrollo e instituciones financieras a integrar las acciones para frenar el cambio climático con sus estrategias de desarrollo y utilizar en la mayor medida posible sus recursos y su capacidad para movilizar financiación privada y a otros socios para apoyar los programas de los países para cumplir este objetivo. En el contexto de lograr esta meta, también enfatizamos nuestro compromiso continuo de movilización de recursos y promoción de transferencia de tecnología adecuada y desarrollo de capacidades para apoyar la planificación y acciones para la adaptación en los países en desarrollo más vulnerables, respondiendo a sus necesidades de crecimiento.

Celebramos el avance logrado hasta la fecha y estamos preparados para seguir promoviendo las iniciativas pertinentes sobre los seguros contra los riesgos climáticos, los sistemas de alerta temprana y las energías renovables en África, tales como InsuResilience, el Sistema de Alerta Temprana en el Clima (CREWS, por sus siglas en inglés) y la Iniciativa de Energía Renovable de África. Nos complace aún más la participación del sector privado, las entidades subnacionales y otros a través de la Agenda de Acción Lima-París. Reconocemos que la innovación es fundamental para dar una respuesta global eficaz y a largo plazo a nuestro desafío climático compartido, además que expresamos nuestra intención de desempeñar un papel principal en la Misión Innovación. También aplaudimos el liderazgo de la comunidad del sector privado en este sentido. Reconocemos el rol fundamental de proporcionar incentivos para las acciones de reducción de emisiones, incluyendo herramientas como políticas internas y tarificación a las emisiones de carbono. Celebramos el establecimiento de la Plataforma de Mercado de Carbono y su primer diálogo estratégico que se llevará a cabo en Tokio.

Reconocemos la necesidad urgente de esfuerzos eficaces en el ámbito de la aviación internacional y expresamos nuestro fuerte compromiso de trabajar juntos por la adopción de una medida global de mercado (Global Market-Based Measure, en inglés), con el fin de permitir un crecimiento neutro en carbono desde 2020, a través de un intenso diálogo constructivo para alcanzar una resolución en la 39ª Sesión de la Asamblea de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI). Exhortamos a todos los líderes del mundo a unirse a nosotros en el apoyo de una decisión a finales de este año. También reconocemos la importancia de la mitigación de las emisiones de contaminantes climáticos de corta duración, incluyendo el carbono negro, los hidrofluorocarbonos (HFC) y el metano para ayudar a disminuir la tasa de calentamiento global a corto plazo. En específico, nos decidimos a reducir nuestras emisiones de metano y reconocer la importancia de la adopción de medidas nacionales.

Celebramos la decisión que las Partes del Protocolo de Montreal adoptaron en Dubái para hacer frente a los HFC bajo el Protocolo de Montreal, y apoyamos la adopción de una enmienda ambiciosa del Protocolo en la reducción de hidrofluorocarbonos en 2016. Además tenemos la intención de proveer apoyo adicional a través del Fondo Multilateral, tras una enmienda para su implementación. Teniendo en cuenta que la producción y utilización de energía suponen dos tercios de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, reconocemos el rol fundamental que el sector energético debe desempeñar en la lucha contra el cambio climático. Seguimos comprometidos con la eliminación de los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles e incitamos a todos los países a hacer lo propio para 2025.

La energía desempeña un papel decisivo en el mantenimiento del crecimiento económico mundial. Con esto en mente, nos comprometemos a jugar un papel de liderazgo en facilitar las inversiones en energía y, a pesar del incremento de la incertidumbre derivada de los actuales niveles de precios de la energía, instamos a los actores interesados a mantener sus inversiones en el sector energético, en particular en la infraestructura energética de calidad y en el desarrollo de las fases previas de los proyectos, para que podamos mitigar los riesgos para el futuro crecimiento de la economía mundial. Reconocemos el papel fundamental que el sistema energético debe desempeñar en la implementación del Acuerdo de París. En este sentido, estamos decididos a acelerar nuestro trabajo hacia la transición a un sistema energético que permita la descarbonización de la economía mundial. Reiteramos nuestro apoyo firme a la Misión Innovación y nos comprometemos a una mayor inversión en el apoyo al desarrollo de tecnologías de energía y al fomento de productos, instalaciones y edificios energéticamente limpios y eficientes, a fin de garantizar el crecimiento económico con reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Apoyamos mayores esfuerzos en eficiencia energética y el uso de energías renovables, incluyendo la hidráulica, así como otros recursos a nivel nacional.

Ver la declaración completa aquí (en inglés).

Boletín de noticias