Hero Background
Header Image

Países de todo el mundo están aumentando sus esfuerzos para llevar a cabo actividades educativas sobre cambio climático, formación, sensibilización, acceso público a la información, participación pública y cooperación internacional. Cada uno de estos elementos es fundamental para movilizar a la acción y a la ambición mientras los gobiernos nacionales trabajan en la implementación del Acuerdo de París sobre cambio climático.

En el marco de la conferencia sobre el cambio climático de la ONU que se celebró en Bonn el mes pasado, se analizaron casos de éxito que han aumentado la sensibilización pública y fomentado las acciones para frenar el cambio climático, durante el cuarto Diálogo de la Acción para el Empoderamiento Climático.

La educación es fundamental para empoderar a las personas a tomar medidas frente al desafío del cambio climático. Un mayor conocimiento y aprendizaje sobre las causas y efectos del cambio climático ayuda también a mejorar la vida cotidiana. Las personas se vuelven más conscientes de su papel como consumidores y tienen el poder de tomar decisiones éticamente fundamentadas. Las comunidades pueden contribuir a un diálogo público orientado a soluciones, mientras fomentan la participación de funcionarios locales en la adopción de medidas significativas y dan forma a las políticas sobre el clima.

Precisamente, esa es la prioridad de una innovadora escuela internacional en Gabón llamada Ruban Vert. La escuela, situada a las puertas de la selva virgen, está guiada por los valores de la sostenibilidad. La escuela tiene la convicción de que la biodiversidad es el único contexto para el aprendizaje. Así, el centro promueve la sostenibilidad y las acciones que benefician al clima, enfocándose en las habilidades para la innovación en todos sus planes de estudios.

La biodiversidad es una herramienta para el aprendizaje en todas las clases y materias. No existen jerarquías inherentes y el objetivo es promover una actitud hacia la sostenibilidad. Se prepara a los niños para que sean personas influyentes y agentes de cambio, haciendo de su método una valiosa estrategia de educación nacional relevante para todos los países.

La magnitud de la biodiversidad del planeta va más allá de la comprensión de cualquier niño, por lo que la escuela actúa deliberadamente a nivel local, haciendo hincapié en plantas, insectos, cultivos y ejemplos locales del ciclo de la vida. El principio rector es que un individuo solamente puede influir en el medio ambiente local, con la finalidad de que los estudiantes se percaten de la relevancia de sus estudios y acciones personales. Hay clases basadas en acciones colectivas sostenibles a nivel local y, así, una vez que los estudiantes dominan el tema de la biodiversidad, pueden plantear los argumentos a favor del cambio.

Los alumnos reconocen patrones, pueden jugar con ideas y tecnologías innovadoras y se les incita a emprender proyectos de empresas sostenibles.

Para Ruban Vert, mejorar la educación en un objetivo nacional y por ello se preocupa por preparar a los niños para el futuro y la supervivencia en un mundo más resiliente al cambio climático.

Conozca más acerca de la Acción para el Empoderamiento Climático de la CMNUCC y el rol que desempeña la educación en la lucha para frenar el cambio climático (en inglés).

Visite el sitio de la Escuela Ruban Vert: http://www.ecolerubanvert.com/ (en inglés).

Boletín de noticias