Hero Background
Header Image

El Solar Impulse, el avión que funciona exclusivamente con la energía del sol, despegó de Nueva York para cruzar el Océano Atlántico, en su travesía alrededor del mundo.

El piloto Bertrand Piccard intentará llegar a Sevilla, España, en unos cuatro días.

La responsable de las Naciones Unidas para el cambio climático, Christiana Figueres, felicitó al equipo del Solar Impulse, que también incluye al piloto André Borschberg, por la vuelta al mundo que está realizando el avión.

La Secretaria Ejecutiva de la CMNUCC habló así del Solar Impulse y del potencial que tiene la energía solar para reemplazar a los combustibles fósiles contaminantes:

El Solar Impulse está rompiendo los límites que nos hemos impuesto sobre lo que es posible y lo que no. Nunca antes pensamos que sería posible recorrer largas distancias a bordo de un avión con cero emisiones de dióxido de carbono. El hecho de que ahora dos pilotos hayan demostrado que es posible, el hecho de que estén de nuevo surcando los cielos para terminar su vuelta al mundo es la prueba de que lo imposible no es un hecho, sino una actitud.

Vista de la parte trasera del avión durante la travesía del Atlántico

El Solar Impulse está cubierto de 17.000 células fotovoltaicas que lo alimentan en energía. Durante el día, la energía captada por los paneles solares alimenta las hélices pero además el excedente de energía es almacenado en baterías para hacer posible el vuelo nocturno.

El año pasado, la vuelta al mundo del Solar Impulse tuvo que ser suspendida por un sobrecalentamiento de las baterías en su vuelo entre Japón y Hawai, lo que obligó al avión y al equipo a permanecer en la isla estadounidense para su reparación.

Suponiendo que el viaje a Sevilla se complete con éxito, el avión concluirá su vuelta al mundo en Abu Dhabi, su punto de destino y de donde partió en marzo de 2015.

Para ampliar información visite el sitio web del Solar Impulse o lea este artículo de la BBC.

Crédito fotográfico: Solar Impulse

Boletín de noticias