Hero Background
Header Image

El 9 de agosto es el Día Internacional de los Pueblos Indígenas y está dedicado al derecho a la educación.

Los pueblos indígenas de todo el mundo son muy importantes a la hora de enfrentar el cambio climático y alcanzar los objetivos marcados por el histórico Acuerdo de París sobre el Cambio Climático. Los pueblos indígenas no sólo tienen derecho a la educación, sino a educar a otros grupos según su estilo de vida sostenible.

Para estos pueblos, la resiliencia frente al cambio climático está arraigada en su sabiduría tradicional. Su capacidad para adaptarse a los cambios del medio ambiente se basa a menudo en una comprensión profunda de la tierra.

Como el cambio climático cada vez tiene un impacto mayor en el paisaje, los pueblos y comunidades responden y se adaptan de maneras singulares. Todos podemos aprender de estas buenas prácticas.

Granjeros en Perú. Imagen: Instituto Internacional de Medio Ambiente y Desarrollo

Por ejemplo, la comunidad indígenas Quechua en el Parque de la Papa, Perú, mantiene un parque de papas (patatas) en los Andes en el que se cultivan más de 1000 variedades de este tubérculo.

El cambio climático está amenazando la biodiversidad y forzándolos a cambiar las prácticas agrícolas que usan desde hace siglos.

Los cultivos de diferentes tipos de patata, los cuales crecen incluso bajo condiciones severas, constituyen una forma importante de resiliencia. Los pueblos indígenas ofrecen, cada vez más a menudo, el saber tradicional ganado generación tras generación para impulsar la ciencia. El conocimiento sobre estas y otras prácticas se discute y comparte en el Comité de Adaptación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

La población indígena que vive cerca o dentro de los bosques también es representante de los ecosistemas más valiosos que aún quedan en el mundo. Estos ecosistemas son una fuente de alimento y agua para millones de personas, y al mismo tiempo juegan un papel crucial en la regulación del clima, ya que absorben grandes cantidades de dióxido de carbono.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, la existencia de aproximadamente 70 millones de personas indígenas depende de los bosques y otros 350 millones de personas, pertenecientes a entornos rurales, viven en ellos o cerca.

Los derechos de los pueblos indígenas a la tierra y a la educación son una parte vital para la conservación de las reservas de carbono, la gestión sostenible de los bosques y la recuperación del arbolado como parte de una economía rural productiva.

La población indígena también tiene un gran interés en la sostenibilidad y en las energías limpias para proteger sus estilos de vida.

La Universidad de las Naciones Unidas ha estado convocando a personas indígenas para discutir cómo pueden contribuir para llegar a la independencia energética, principalmente por medio de las energías renovables.

El vídeo a continuación destaca diferentes ejemplos de todo el mundo, incluyendo a una pareja de abuelas de la comunidad indígena de Chukchi en Rusia, las cuales se formaron como ingenieras de energía solar para llevar la electricidad a sus campamentos nómadas.

  

 

Más información sobre el Día Internacional de los Pueblos Indígenas aquí.

 

Crédito de foto: Indigenous Rising / Members of the Ponca Nation at COP21

Boletín de noticias