Hero Background
Header Image
Crédito fotográfico: Loic Lagarde/Flickr

Día de las Ciudades y los Asentamientos Humanos de la COP 22

Marrakech, Marruecos, 10 de noviembre de 2016– Ciudades, pueblos y regiones están teniendo un gran impacto con el cumplimiento de sus compromisos climáticos mediante acciones locales y acuerdos globales, una tendencia que se está resaltando hoy, el día de la Acción Climática Global dedicado a las ciudades y los asentamientos humanos.

Los líderes cívicos asistentes al evento, organizado conjuntamente por el PNUMA y el Consejo Internacional para las Iniciativas Ambientales Locales (ICLEI por sus siglas en inglés), también han esbozado las principales acciones que los Gobiernos nacionales pueden emprender ahora junto con ellos para alcanzar sus objetivos locales, que representan una importante contribución al éxito de los planes nacionales de acción frente al cambio climático (las contribuciones determinadas a nivel nacional o NDCs por sus siglas en inglés).

«La entrada en vigor del Acuerdo de París es una excelente noticia. Implica que por fin podemos poner manos a la obra y cumplir rápidamente los compromisos que contiene», dijo Gino Van Begin, secretario general del ICLEI. «Ahora las naciones reunidas en la COP 22 tienen que demostrar liderazgo proporcionando un marco sólido que sirva de apoyo a las acciones para afrontar el cambio climático y una clara hoja de ruta para incrementar dichas acciones y cerrar la brecha de las emisiones antes de que sea demasiado tarde. Las acciones para afrontar el cambio climático realizadas en y por las ciudades, pueblos y regiones jugarán un papel decisivo a la hora de asegurar que nos mantengamos en la senda de los 2°C, con el objetivo de los 1,5°C», señaló.

La COP 22 es descrita como la «COP de la implementación» y el día dedicado a las Ciudades y los Asentamientos Humanos sirve para mostrar el potencial de las acciones locales para esa implementación centrándose en la resiliencia y la eficiencia de los edificios.

Por ejemplo, desarrollando la labor realizada por la Coalición de Alcaldes (Compact of Mayors) y Pacto de los Alcaldes de la UE (EU Convenant of Mayors) el Pacto Global de los Alcaldes para el Clima y la Energía (Global Covenant of Mayor for Climate and Energy) promete ser una poderosa plataforma para que los Gobiernos locales de todo el mundo lleven un seguimiento de sus propios compromisos climáticos e informen de ello.

Aspectos destacados del día dedicado las Ciudades y los Asentamientos Humanos

  • Una amplia coalición de socios (redes de Gobiernos locales, instituciones académicas y organizaciones internacionales) organizará una Conferencia Científica Internacional sobre el Cambio Climático y las Ciudades en 2018. En este día temático la coalición anunciará que se hará un llamamiento a las ciudades para acoger este evento.
  • En la presentación de proyectos de resiliencia de la mañana se dará a conocer una nueva herramienta de evaluación que permitirá elaborar informes cualitativos estandarizados de los compromisos de adaptación ante el Pacto Global de los Alcaldes.
  • La Alianza para el Liderazgo en materia de Financiación Climática de las Ciudades (CCFLA por sus siglas en inglés) presentará las principales conclusiones del informe sobre la evaluación del alcance de las iniciativas de sus miembros relacionadas con la financiación subnacional y local. El informe confirma que las primeras etapas de creación de un proyecto (fase de preparación y fase preliminar) son cruciales para aprovechar estrategias y proyectos climáticos apropiados. Asimismo, el informe pone de relieve enfoques de ingeniería financiera que favorecen la transformación de estrategias climáticas urbanas en proyectos concretos de inversión urbana, que incluyen beneficios colaterales para el clima y perspectivas para la gestión de los riesgos.

¿Por qué las zonas urbanas son importantes para la aplicación del Acuerdo de París?

Las zonas urbanas son responsables aproximadamente del 70 % de las emisiones mundiales relacionadas con la energía. El sector de los edificios y la construcción es responsable por sí solo de más del 20 % de las emisiones mundiales de GEI. Conseguir que el sector llegue a su máximo potencial de reducción de sus emisiones de CO2 para el año 2050, concretamente el 80 % (según la previsión de la Agencia Internacional de la Energía), será crucial para el éxito del Acuerdo de París.

Pero el cambio climático ya está ocurriendo, por lo que la adaptación a los fenómenos climáticos extremos también es una prioridad de los Gobiernos subnacionales. El Banco Mundial dice que la adaptación a los cambios del clima podría costar entre 80 000 y 100 000 millones de USD cada año, el 80 % de los cuales tendrá que ser invertido en zonas urbanas.

Un diálogo especial sobre la financiación de la resiliencia urbana, organizado por el Fondo Mundial para el Desarrollo de las Ciudades (FMDV por sus siglas en francés) y la CCFLA, ha abordado la cuestión de cómo conseguir fondos para proyectos de resiliencia con un horizonte de inversión a largo plazo.

Muchas acciones para adaptar zonas urbanas al cambio climático también contribuyen a la mitigación y viceversa, lo que supone un doble beneficio de la acción de las ciudades por el clima. Estas acciones consisten por ejemplo en renovar edificios viejos o construir nuevos que tengan un bajo y eficiente consumo de energía. La Alianza Mundial para los Edificios y la Construcción ha puesto en marcha una hoja de ruta para los edificios que está centrada en edificios con bajo consumo de energía en zonas cálidas y tropicales, y en mejorar el acceso a la financiación, especialmente para los países en desarrollo.

«Tenemos que tener en cuenta el sector de los edificios y la construcción, ya que tiene un gran potencial para mitigar los gases de efecto invernadero con una buena relación coste-eficacia. Para eso hace falta una visión integrada que no sólo tenga en cuenta las emisiones directas e indirectas de los edificios sino también los materiales con los que están construidos, de manera que el Acuerdo de París tenga asegurado un impacto duradero en nuestras ciudades y en el mundo», según la Alianza Mundial para los Edificios y la Construcción.

Las zonas urbanas también ocupan una posición destacada en otros marcos mundiales convergentes con el Acuerdo de París, por ejemplo, el de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el de la Nueva Agenda Urbana. Las acciones locales en múltiples sectores y a múltiples niveles guardan el secreto para conseguir un efecto multiplicador que pueda cambiar el aspecto de los entornos urbanos, y al mismo tiempo contribuyen enormemente al cumplimiento de ambiciosos objetivos climáticos.

Lo que el sector espera de su coloaboración con los Gobiernos nacionales

La ambición combinada de todas las NDCs actuales no es suficiente para que el mundo avance hacia el objetivo de mantener la subida de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 grados Celsius.

Los Gobiernos nacionales deben apoyar a los Gobiernos subnacionales colaborando estrechamente con ellos, proporcionando marcos favorables para las acciones locales por el clima y financiación coherente con los retos a los que se enfrentan. A menudo el Gobierno local es el más capacitado para establecer una integración vertical efectiva de todos los niveles de gobierno para intensificar la acción por el clima, tanto en el mundo en desarrollo como en el desarrollado.

Para que esta agenda avance también es crucial que los países desarrollados cumplan su promesa de llegar enn 2020 a 100 000 millones de USD anuales de financiación en apoyo de la acciones de los países más pobres y más vulnerables; ahora algunos de los procesos de urbanización más rápidos están ocurriendo en países en desarrollo y éstos necesitan apoyo oportuno y adecuado para evitar una infraestructura con un alto nivel de emisiones de carbono y para poner en marcha soluciones resilientes y con un nivel bajo de emisiones de carbono lo antes posible.

SOBRE LA AGENDA DE ACCIÓN CLIMÁTICA GLOBAL

Las paladinas del clima de Francia y Marruecos han preparado un detallado plan impulsar la cooperación entre gobiernos, ciudades, regiones, empresas, inversores y ciudadanos con el objetivo de reducir emisiones de forma rápida y ayudar a los países vulnerables a adaptarse a los impactos del cambio climático y a construir su propio futuro sostenible basado en la energía limpia.La agenda de acción representa un apoyo muy importante para catalizar una rápida y eficaz implementación del Acuerdo de París sobre cambio climático.

De las Paladinas de alto nivel por el clima: 

Un año después de la COP 21, la acción climática está creciendo cada vez con más fuerza. Con todos reunidos en Marrakesh, ha llegado el momento de hacer balance de lo que hemos conseguido durante este pasado año.

Para mantenernos en una senda compatible con los objetivos a largo plazo, todos los actores tienen que trabajar juntos, no solo con el fin de alcanzar las metas nacionales de las contribuciones determinadas a nivel nacional (NDCs), sino también para llegar más allá y cerrar la brecha de las emisiones. Esta sensación de urgencia debería llevarnos a acelerar las acciones inmediatas y a implementar una acción más ambiciosa. Debemos identificar las opciones políticas concretas y las herramientas de las que disponemos para mobilizar a todos los actores en el corto plazo.

La ciencia es clara: el camino para alcanzar los objetivos a largo plazo nos exige que las emisiones de gases de efecto invernadero alcancen su punto máximo en 2020. Se trata de un reto y no estamos aún cerca de alcanzarlo.  Si continúan las tendencias actuales, en 2030 estaremos entre 11 y 14 Gt por encima de los niveles que serían compatibles con los objetivos de París. El propósito de los días de eventos temáticos de acción climática en la COP es fortalecer los esfuerzos colectivos y llevarlos a un nivel superior, de manera que nos mantengamos en la trayectoria de alcanzar los objetivos: mantenerse muy por debajo de 2 ºC, y, a ser possible, de 1,5 ºC, aumentar las capacidades de adaptación y resiliencia y reorientar los flujos financieros. Nuestra responsabilidad, como paladinas, es servir de nexo entre el mundo real y el proceso de la conferencia. Los líderes politicos mundiales deberían escuchar e inspirarse en las soluciones que tenemos a nuestro alcance.

Hakima El Haite, Maruecos, y Laurence Tubiana, Francia, Paladinas de alto nivel por el clima 

Nota para los redactores:

El ICLEI es una red mundial de más de 1500 ciudades, pueblos y regiones comprometidos con la construcción de un futuro sostenible. Consulte más información en www.iclei.org.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) es la autoridad ambiental mundial que establece la agenda ambiental internacional, promueve la aplicación coherente de la dimensión ambiental del desarrollo sostenible dentro del sistema de las Naciones Unidas y defiende con autoridad el medio ambiente mundial.

El Fondo Mundial para el Desarrollo de las Ciudades (FMDV) es una alianza internacional de Gobiernos locales dedicada a promover e idear soluciones financieras para un desarrollo sostenible. Consulte más información en www.fmdv.net.

La Alianza para el Liderazgo en materia de Financiación Climática de las Ciudades (CCFLA) es una coalición de múltiples partes interesadas de diferentes niveles de gobierno cuya misión es identificar, ampliar e idear soluciones para favorecer y acelerar las inversiones en infraestructuras con un bajo nivel de emisiones de carbono y resilientes ante los efectos del cambio climático.

Contactos:

  • Claudio Magliulo, Enlace con los medios de comunicación, Secretaría internacional del ICLEI, claudio.magliulo@iclei.org, +49-(0)228 / 976 299-15
  • Charlotte Boulanger, Coordinadora de Financiación para Hacer Frente al Cambio Climático, Fonds Mondial pour le Développement des Villes (FMDV), cboulanger@fmdv.net

Otros Contactos

Siga la Acción Climática Global

En la web: http://newsroom.unfccc.int/climate-action/

En los medios sociales: @CMNUCC @COP22 @LaurenceTubiana@HElHaiteCop22

En vivo: http://unfccc.cloud.streamworld.de/upcoming

Boletín de noticias