Hero Background
Header Image

La desertificación, la degradación de las tierras, la sequía y el cambio climático están interrelacionados. Como resultado de la degradación de las tierras y el cambio climático, las sequías son más intensas y se producen con más frecuencia, al igual que las inundaciones y las temperaturas extremas. Más del 50% de las tierras agrícolas están mediana o gravemente degradadas, y cada año se pierden 12 millones de hectáreas de tierra que dejan de ser cultivables.

Consulte el mensaje del Secretario General en el sitio de la ONU.

Crédito fotográfico: Leonardo Rizzi (Flickr)

Boletín de noticias